Quien es TIMMAR

Timmar es el pseudónimo del artista zamorano de las miradas.

De vocación tardía, el artista zamorano sorprende con su particular visión de la realidad. Una visión crítica, llena de sentimiento, que trata de poner de manifiesto la hipocresía y la injusticia como algunos de los principales males que aquejan a la sociedad de nuestros días.

Alejado de convencionalismos, presenta personajes atormentados con su propia realidad, personajes cuyas miradas transmiten lo que el autor siente sobre las principales tragedias de nuestros tiempos.

Una mirada original y crítica de nuestros días a través de las miradas de sus protagonistas.

Biografía

Marcelino Martín, TIMMAR, nace en el seno de una familia humilde en Zamora en el año 1939.

La pérdida temprana de su padre marcará su vida. Apenas un adolescente, comienza a trabajar en diferentes obras públicas como peón, para ayudar a la familia. Son años duros, de privación, dolor y sacrificio. Ya en los años 60 emigra a Barcelona y comienza a trabajar en diferentes peluquerías hasta que finalmente abre la suya propia.

Fruto de su trabajo, no tardaría en abrir nuevas peluquerías en las que ir dando trabajo a sus hermanos y hermanas. Poco después abriría una primera academia de peluquería a la que más tarde seguiría otra.

Hombre de éxito en el ámbito de los negocios, decidió dejarlo todo a un lado para dedicarse a los demás. En Valencia cursó estudios de Bachillerato y en San Cugat Filosofía y Teología.

De profundas convicciones y socialmente crítico a la vez que comprometido con las causas de los más desfavorecidos, TIMMAR  colabora en esa época con diferentes órdenes religiosas y se dedica a ayudar a los excluidos de la sociedad, acogiendo en su casa a personas sin hogar, ofreciendo ayuda, formación y trabajo a aquél que lo necesita.

Jubilado, en el año 2010 regresa a la que nunca dejo de ser su tierra y se instala en Zamora, donde da forma a la pasión que adquiriera en sus últimos años en Barcelona: la pintura.

Se convierte así en espectador e intérprete inquieto y crítico de la realidad que le rodea. Una realidad cruel, hiriente, injusta, una realidad que le duele y ante la que reacciona reflejando dolor, hipocresía, indiferencia y crueldad a través de las miradas de sus personajes. Personajes que representa atormentados, llenos de sentimientos unas veces claros, otras contradictorios... Una mirada única que no deja indiferente. Una mirada que hace único a este artista Zamorano.